turismo asturias aventura, turismo activo asturias casas rurales, alojamientos asturias El Camino Real la virgen de covadonga en filipinas,hostal covadonga,,santuario de covadonga

¿Conoces nuestro sistema de reservas on-line? EN  ARRIONDAS  CABRALES  LOS PICOS DE EUROPA ¿Y NUESTROS APARTAMENTOS ?TURISMO RURAL APARTAMENTOS Y CASAS RURALES   DESDE  20   EUROS  PERSONA    CONSULTAR


¿Conoces nuestro buscador de experiencias?

Un excelente lugar para empezar a planificar tu viaje.


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         
 P.N. Covadonga >La Santina en Filipinas>cortesia de J M Feliz

LA SANTINA EN FILIPINAS
El Director del Instituto Cervantes en Filipinas, Javier Galván, me puso sobre la pista. Alguien le había dicho que en una población cercana a Baguio y con un nombre muy español, La Trinidad, se veneraba a la Virgen de Covadonga. La noticia era confusa y parecía improbable porque en esa región no hay colonia asturiana conocida, pero llevo ya tiempo convencido de que en Filipinas no hay nada imposible.

La única forma de comprobarlo era viajar a Baguio y desde allí buscar la Iglesia de La Trinidad, así que en un todo terreno me dirigí hacia la “capital de verano” de Filipinas, la puerta de entrada a la Cordillera Central. Baguio se parece a Cangas de Onís por estar entre montañas y por el verdor de su vegetación, siendo pinares muchos de sus bosques, pero ahí se terminan los parecidos. Los 1500 metros de altitud la dotan de un clima fresco que permite dormir con manta, algo insólito en esta tierra tropical.

En un viaje anterior vine a conocer y a fotografiar a los mas famosos “faith healers”, los “curadores por la fé”, que operan con las manos abriendo al paciente, sacando los tumores y cerrando milagrosamente la herida. Son los sucesores del legendario Eleuterio Terte, que primero abría con cuchillo pero cuando se lo prohibieron comenzó a hacerlo con las manos, creando escuela. Jun Labo, Horacio Gutierrez y Arsenia Terte de la Cruz, hija de Eleuterio, son sus discípulos mas aventajados.

En el viaje de ahora perseguía un rumor y estaba dispuesto a aceptar deportivamente que nadie supiese de la Santina, ni de Covadonga, ni de la Cueva, ni de todas esas cosas tan nuestras. Me conformaría en caso necesario con disfrutar del clima fresco y respirar el aire puro de la Cordillera.

Pregunté por La Trinidad y hacia allí me dirigí sin problemas; pregunté luego por “la iglesia” y todo el mundo, sin dudar, contestaba: “Ah, sí; a la Bell Church por allí”. Me imaginaba una iglesia de la época española con un gran campanario pero la sorpresa fué mayúscula cuando llegué a un enorme templo chino adornado por dragones y regentado por una secta cuyo culto era una mezcla de budismo, taoismo, confucionismo y cristianismo. La principal fuente de ingresos de este popurri de monjes consistía en leer el porvenir a los visitantes.

En esa parcela que correspondía al cristianismo no encontré a la Santina por ninguna parte, así que a partir de entonces comencé a preguntar por “la iglesia española” y tras algunos titubeos me mandaron hacia la ladera de una colina donde estaba la Iglesia de San José. Para llegar allí tuve que cruzar un fértil y ancho valle conocido popularmente como “la ensaladera”, por sus cultivos de todo tipo de vegetales y especialmente de fresas; las vendían directamente a 80 pesos el kilo (300 pesetas) y me recordaron a las de Aranjuez en sus buenos tiempos, cuando tenían olor y sabor, además de color.

La Iglesia de San José era moderna y estaba muy bien pintada y conservada. Aunque estaba cerrada, inmediatamente supe que había encontrado lo que buscaba porque al lado de la puerta había un gran cartel enmarcado y con el título “Prayer to our Lady of Covadonga” ; al final de la oración ponía: “Birthday of Virgin Mary: September 8” . No solo se veneraba allí a la Virgen de Covadonga sino que además se celebraba su aniversario el 8 de Septiembre.

Apareció un monaguillo con la llave, me abrió la Iglesia, entré en penumbras y antes de que mis ojos se acostumbrasen a la oscuridad ya había encendido unas luces que iluminaron una gran urna de cristal en cuyo interior estaba la Santina, toda en color oro y con una gran corona del Principado encima de la urna. Quedé deslumbrado y emocionado.

El monaguillo me trajo al cura párroco, Fray Rolando Astudillo (el colmo hubiera sido que se apedillase “Asturillo”) el cual me llevó de sorpresa en sorpresa. Me dijo que aparte de esa imagen tenían en el exterior la réplica de una cueva con otra imagen “de la Santina”, así la llamaba también Fray Rolando. Efectivamente, había en el patio una gruta hecha con piedra y cemento y en su interior estaba otra imagen de la Santina, en yeso; arriba, casi tocando con los cables de la luz, un cartel ponía “OUR LADY OF COVADONGA” y otro debajo “SAVE US AND PROTECT US” (Sálvanos y protégenos).

Después me mandó con el monaguillo, a través de los campos de fresas, hasta otra Iglesia, la del Sagrado Corazón, para ver una tercera imagen de la Santina situada a la derecha del altar principal, al lado de un cuadro del Santo Sudario y encima de los instrumentos musicales que utilizan en los oficios. Esta iglesia se parecía a la de San José: planta cuadrada, tejado de dos aguas, madera cubriendo la fachada y una torre-campanario al lado.

Fray Rolando Astudillo me contó que la Virgen de Covadonga se veneraba desde la época española en una antigua iglesia de piedra situada en La Trinidad y de la que solo quedan las ruinas. Posteriormente, en los años 30 del siglo XX, un hombre de negocios llamado Paulino Miranda Sampedro, fallecido en 1957, donó a la Iglesia de San José una imagen de madera de la Santina. Paulino era sobrino del protomartir asturiano Melchor García Sampedro (1821 – 1858)?.

Esta imagen de madera se deterioró con el paso de los años por lo que otro descendiente de asturianos pidió permiso al Vicario Apostólico William Brasseur y al párroco belga Camilo Declerq para encargar una réplica. La nueva imagen fué hecha en Santiago de Compostela por un artista local, en madera de castaño, y transportada a Manila en avión a primeros de abril de 1979. Hasta noviembre la imagen permaneció en la residencia de Doña Rosario A. , Viuda de Cacho, y de su hija Sari Cojuangco, en Mandaluyon, Metro Manila.

El 16 de noviembre del 79 la Santina viajó por carretera hacia la Cordillera Central , en una procesión de coches, hasta su actual ubicación en la Iglesia de San José donde al día siguiente realizó la bendición el propio Vicario Apostólico William Brasseur. Tras la bendición hubo una Misa oficiada por el Obispo Juan B. Velasco, de la Orden de Predicadores, quien firmó el documento de donación de la imagen a la Iglesia de San José; entre los firmantes como testigos figuraban Doña Rosario de Cacho y Doña Elizabeth de Cacho que fueron declaradas “Camarera Primera” y “Segunda” respectivamente, de la Virgen de Covadonga.

Pero el problema era que la Santina contaba con pocos devotos porque apenas se le conocían milagros y los feligreses no sabían nada de su historia ni de donde quedaba Asturias y mucho menos Covadonga, por lo que se empezó una campaña informativa. El Rev. Bonifacio G. Solís, de la Orden de Predicadores y profesor en la Universidad de Santo Tomás en Manila, tradujo al inglés y al ilocano (el idioma hablado en la Cordillera y en el Norte de la Isla de Luzón) la Novena en honor de Nuestra Señora de Covadonga, que originalmente se rezaba en español.

Esa traducción de la Novena, que se imprimió en 1980 y se reimprimió en 1996, se repartió entre los feligreses incluyendo un capítulo con la historia detallada de “Our Lady of Covadonga” : la Cueva, Don Pelayo, la victoria contra los moros…; dice que la Santina también es conocida como “Nuestra Señora de las Batallas”, habla de la Colegiata, la construcción de la Basílica y la conversión de Covadonga en un centro de peregrinación.

Se declaró el 8 de Septiembre como el Día de la Santina celebrándose las festividades ese día, si coincide en Domingo, o el Domingo siguiente al 8 de Septiembre. En las jaculatorias que se rezan en la novena se repite constantemente: “Virgen de Covadonga, sálvanos y salva a Filipinas”.

 

 


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         

1  
 
 
 


El Camino Real | Turismo en Asturias | turismo@domusnatura.com | www.domusnatura.com
Ramon del Valle nº 2, 2ºA - ARRIONDAS 33540 - ASTURIAS - ESPAÑA | Tel.985-84-13-91 / 630-50-35-35