turismo asturias aventura, turismo activo asturias casas rurales, alojamientos asturias El Camino Real viajes a covadonga,monasterio de covadonga,viajes, covadonga,hotel hcc covadonga

¿Conoces nuestro sistema de reservas on-line? EN  ARRIONDAS  CABRALES  LOS PICOS DE EUROPA ¿Y NUESTROS APARTAMENTOS ?TURISMO RURAL APARTAMENTOS Y CASAS RURALES   DESDE  20   EUROS  PERSONA    CONSULTAR


¿Conoces nuestro buscador de experiencias?

Un excelente lugar para empezar a planificar tu viaje.


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         
 P.N. Covadonga >Historia Reciente

COVADONGA, HOPITAL Y REFUGIO


Los responsables de sanidad del comité republicano provincial convirtieron Covadonga en un gran centro hospitalario.
En el otoño de 1936, el Hotel Pelayo fue destinado a la atención de enfermedades infecciosas. El Hotel Favila (actual Escolania) se dedicó a la atención de militares heridos.
En mayo de 1937, la Casa Episcopal fue convertida en hospital antivenéreo y la Colegiata de San Fernando en leprosería.
La Dirección del complejo hospitalario se encomendó inicialmente a Manuel Zarracina, socialista que ejercía como dentista en Cangas de Onís.
Pero al crearse (el 24 de Diciembre de 1936) el Consejo Interprovincial de Asturias y León, el área de Sanidad dejó de estar en manos de Izquierda Republicana y el cargo de Director de los Hospitales de Covadonga recayó en manos de Agapito González, presidente de las Juventudes Libertarias y fontanero de profesión

Además de hospital, Covadonga fue en este tiempo refugio y residencia de dirigentes republicanos.

Allí pasó parte de la guerra José Maldonado, diputado de Izquierda Republicana y que llegaría a ser el último Presidente de la República en el exilio.
Tambien residió unos meses en Covadonga, el diputado del mismo partido, Luis Loredo y la esposa de este, Doña Angeles López-Cuesta que habría de convertirse en personaje de singular importancia y sin cuya animosidad y coraje quizá no hubiera sido posible que la imagen de la Santina estuviera hoy en Covadonga.

Del camarín a la oscuridad de un armario...
No había transcurrido ni un mes desde la clausura al culto de Covadonga cuando la imagen de la Santina, abandonada en la Cueva, ya habia sido desposeida de su Corona de plata, de la rosa de oro que portaba en su mano derecha y también de la vestidura recamada de filigrana.
Parece ser que, los desvelos y apasionada defensa llevada a cabo por Angeles López-Cuesta no resultaron suficientes para evitar el expolio.
Durante el mes de setiembre de 1936, alguien sacó la imagen de la Santina del camarín y la ocultó en un armario del Hotel Pelayo.
Se encargó de la custodia la jefa de lencería del Hotel Pelayo, Marina, hija de un mecánico conocido como «Julio el de los ingleses».
Parece ser que, aparte de Marina, eran tres las personas que conocían el paradero de la imagen de la Santina: Angeles López-Cuesta, el doctor Enrique García Comas y el entonces novio y más tarde esposo de Marina, Emilio Zarracina.

La estancia gijonesa... y La expulsión de los Laredo...
Tras la toma de posesión, una de las primeras decisiones del flamante director, Agapito González, fue la expulsión de Luis Laredo y su esposa Angeles López-Cuesta.
Según relato del Dr. García Comas, Angeles López-Cuesta le dijo:
«Yo no dejo aquí a la Virgen, porque si estos bárbaros dan con ella, son capaces de destrozarla».


Las gestiones de Angeles fructufican...
La preocupación de Angeles López-Cuesta no quedó solo en palabras.

Tras su expulsión de Covadonga, se pone en contacto con Antonio Ortega, profesor del Instituto «Alfonso II» de Oviedo, que era a la sazón Consejero de Propaganda en Gijón.
Ortega, amparándose en una disposición del Gobierno que prohibía la apropiación o destrucción de objetos artísticos, envió a Covadonga al escultor Faustino Goico-Aguirre.

Convertida en un objeto artístico, envuelta en un paquete y a bordo de un Ford negro, Goico-Aguirre translada la imagen de la Santina hasta el Ateneo Obrero de Gijón, donde, junto con otras obras de arte, queda bajo la custodia del anarquista Eleuterio Quintanilla.
La imagen de la Virgen de Covadonga, formaría parte de una exposición artística organizada en el Ateneo de Gijón por el departamento de Propaganda del Consejo de Asturias y León.Tras la exposición quedó guardada en la Casa Blanca sede del Gobierno en Gijón.
El periplo francés La ruta de Valencia acaba en Burdeos...
Tras la caida de Santander el 26 de Agosto de 1937 y a la vista del avance de las tropas franquistas, el Gobierno Republicano instalado en Valencia dió la orden de salvar el tesoro artístico.
Inicialmente, el Consejo de Asturias y León dió la orden de transladarlo a Valencia, encargando de tal menester a Goico-Aguirre.
Finalmente, sería Eleuterio Quintanilla el encargado de poner a salvo a la Santina junto con el tesoro artístico de Asturias,
Santander y parte del de León.
En setiembre de 1937, la Santina zarpó rumbo a Burdeos en un barco inglés que había traido suministros al puerto gijonés y que llevaba refugiados.
De esa época y circunstancia es la siguiente copla :

La Virgen de Covadonga
ye pequeñina y galana
marchóse con Quintanilla
porque ye republicana
.

 


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         

1  
 
 
 


El Camino Real | Turismo en Asturias | turismo@domusnatura.com | www.domusnatura.com
Ramon del Valle nº 2, 2ºA - ARRIONDAS 33540 - ASTURIAS - ESPAÑA | Tel.985-84-13-91 / 630-50-35-35