turismo asturias aventura, turismo activo asturias casas rurales, alojamientos asturias El Camino Real navidad en asturias, navidades en asturias,las navidades asturianas,el guirria en asturias

¿Conoces nuestro sistema de reservas on-line? EN  ARRIONDAS  CABRALES  LOS PICOS DE EUROPA ¿Y NUESTROS APARTAMENTOS ?TURISMO RURAL APARTAMENTOS Y CASAS RURALES   DESDE  20   EUROS  PERSONA    CONSULTAR


¿Conoces nuestro buscador de experiencias?

Un excelente lugar para empezar a planificar tu viaje.


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         
 El Camino Real | area cultural > Navidad en Asturias

Navidad en Asturias

Soy yo, el Guirria. Rey por un día. Lo acordamos entre todos los solteros la última noche del año y otra vez me tocó ser el Guirria de la parroquia de San Juan, en Ponga. No fue la primera vez, pero sí la última, en que el primer día del año vestía el atuendo naranja y azul, la careta blanca, la larga barba negra, el capirote, el palo y el bolso cruzado lleno de ceniza para arrojar a los mozos. Eso, ceniza para ellos y muchos besos para ellas.

Fue la de ayer mi última salida para dar vida a este ancestral diablillo, porque el Guirria y los aguinalderos sólo pueden ser mozos solteros. Cambio de estado, señores. Pero nadie me reconocerá. Como mis antecesores, nadie podrá conocer mi identidad y menos las mozas, a las que perseguiré en busca de un beso. Me puse la careta y la magia del Guirria me invadió. Yo, el que era antes, desaparecí.

Salí de las escuelas de Beleño. Había unos veinte aguinalderos mozos a caballo esperándome. Mucho público. Los niños aguinalderos iban en nueve burros. El público me esperaba impaciente, pero yo sólo podía correr y besar a las mozas. Este año incluso me lo pidió alguna. Los niños aún se asustan al ver al Guirria por su imagen un tanto diabólica, pariente de los zamarrones de Lena, de los guirrios de Antroxu. Se lo noté en sus caras. La ceniza la tiré a unos cuanto mozos, más bien a muchos.

Recorrí todo Beleño. Desde que salí de San Juan hasta Cainava fui en caballo con Adriano, uno de los aguinalderos. Al llegar a Cainava entré en todas las casas abiertas y besé a todas las mozas que pude. Me ofrecieron en todas de comer y beber, al igual que a los jinetes que cantaron sus coplas con deseos de felicidad para todos los vecinos, aunque yo fui por libre y anduve a mi antojo de una y a otra casa.

Los mozos del pueblo participaron en el aguinaldo, incluso los que viven lejos como Álvaro Mones, que vino a pasar las Navidades desde Hong Kong, y Bernardo Gutiérrez, desde Londres, cumplieron con la tradición. El día no podía ser más lluvioso y frío, pero la tradición del Guirria, cuyo origen se pierde en la historia, manda. Dicen que es, tal vez, la primera fiesta de Asturias. Los niños cenaron ayer con su aguinaldo y el día de Reyes será la cena de los mozos.

La esencia de la fiesta sigue siendo la misma y así lo confirman los más viejos, aunque hubo años con más aguinalderos y con más corbatas, como se denomina a las castañas guisadas que se hacen para la fiesta. La gente fue espléndida con la comida y la mayoría de puertas y ventanas estuvo abierta esperando mi llegada, como cada año.

El anecdotario del Guirria, ese que escribimos entre todos los guirrias que fuimos, dice que hubo alguno que dejó más huella que otros por la contundencia de sus actos para lograr un beso. Entradas por ventanas o balcones a casa de las mozas que huían e incluso derribo de un tabique para llegar a la habitación donde se había escondido la poseedora del anhelado ósculo. Ayer no tuve yo que llegar a tanto, sólo se escapó alguna y hubo algún grito con risas al verme llegar corriendo. Huyeron, pero conseguí el beso.

Tras finalizar en Cainava regresé a Beleño, donde recorrí casa por casa hasta bien entrada la noche. Al volver a la mía sentí que al desprenderme del traje, ese mismo que vestirá a otro mozo del pueblo el próximo año, me desprendía al mismo tiempo de una magia ancestral, de una energía irresistible que me dio fuerzas para correr, saltar y besar con el nacimiento del año. Mi tarea como Guirria ha concluido, pero el personaje revivirá el próximo año. Y los siguientes. Hasta el final de los tiempos

María VILLORIA (publicado en la nueva españa el 01/01/2004)

 


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         

1  
 
 
 


El Camino Real | Turismo en Asturias | turismo@domusnatura.com | www.domusnatura.com
Ramon del Valle nº 2, 2ºA - ARRIONDAS 33540 - ASTURIAS - ESPAÑA | Tel.985-84-13-91 / 630-50-35-35